lunes, 25 de enero de 2016

Nuevo descubrimiento

Las patarotas:

Las saque de un bote, con aspecto poco apetitoso; pero fue saber de sus detalles y desearla; es un bocado que te hace salibar, por su carga ácida y su textura crujiente; esta muy buena, el sabor es sutil pero armoniza por contraste dando amargos vegetales, volvere a usarla, cocida sera diferente, ya que se puede buscar una armonia por afinidad, para potenciar sus sabores. Es complicado conseguirla fresca, aunque por su tradicion en los mercados de la Noguera, aun se vende.

Es un alimento que para conservarlo, se seca, o encurte; Proviene de la planta Helianthus tuberosus, aguaturma; y en catalán también se denomina patarota o batata de la Noguera; En Francia la llaman Topinambour, en Estados Unidos es conocida como Jerusalén Artichoke. Su cultivo es muy sencillo. 






Vive bien en suelos muy variados y necesita poca agua. Es un alimento de mucha calidad tanto desde el punto de vista nutricional como organoléptico. Tiene una textura más harinosa que la patata y su sabor algo más dulce, tambien similar al de la alcachofa.


 
La aguaturma es un tubérculo bastante desconocido, pero con un gran número de beneficios sobre nuestra salud. Contiene inulina, un tipo de fibra que ayuda a controlar los niveles de colesterol. En cuanto a minerales, es una buena fuente de potasio, necesario para la transmisión del impulso nervioso, y de fósforo, importante en la formación de los huesos y dientes.

Es sorprendente lo que se encuentra debajo de la tierra; desde las trufas olorosas, a las harinosas patatas; de los perfumados jengibres, a las dulces zanahorias; de los balsámicos regalices, a los fugados esparragos... Es brutal, ver las flores, los frutos, las hojas, los tallos, y desenterrar sus raices para probar algo nuevo.