viernes, 18 de julio de 2014

Una entrada para mi cuñada.




Tuber Aestivium (trufa de verano)








Siempre ha sido la obsesión del ser humano la conservación de los alimentos.... Las trufas son "diamantes negros", como decía Brillat-Savarin; capaces de hacer a las mujeres más tiernas y a los hombres más agradables....
Hay muchas variedades de trufas, la conservación es igual para todas; con la experiencia y la tecnología, en el tiempo se han utilizado varias técnicas:

-Desecadas en hornos con calor, y trituradas para convertirlas en polvo.

-Enterradas en arena seca, ceniza, serrín o tierra, para que la humedad no las pudra.

-Recubiertas de cera, para que ni el aire, ni la humedad las deteriore.

-En mantequilla, o en grasa animal dentro de una cámara frigorífica.

-En bolsas al vacío.

-En recipientes herméticos con arroz o pasta seca.

-En botes de cristal cubiertas de un liquido, como el agua, salmuera, aceite con poca acidez, vino blando u oloroso, caldo o una mezcla de alguno de ellos.

-Congeladas en frigoríficos o cámaras bien protegidas por plástico  film.

En esta ocasión solo las nombro, en otra entrada explicaré cual es la técnica con sus detalles para un buen resultado. además de recetas y usos (como trufar otros ingredientes)

.

No hay comentarios: