lunes, 16 de mayo de 2011

EMPIEZA EL JUEG,O TODOS LOS VIERNES EN CALAHORRA

Era viernestrece.... y no teniamos ningun miedo; 




Ruben Saenz fue el encargado de arrancar la presentacion... nos mostro su proyecto "Bodegas San 
Prudencio" y empezo con el rosado, se apreciaba ese sabor a gominolas de fresa, el siguiente fue el joven semi-maceracion carbonica,
este es el vino que nombro y
me quede con las ganas de probar.








afrutado muy rico, de trago largo, siguio el Envite crianza madera bien ensamblada, Conclave reserva sedoso y potente, de los que te acuerdas y terminamos con un blanco semidulce realmente goloso con una fresca acidez, de los que te animan a quedarte de chachara despues de comer.

Fue una experiencia, recibir la pasion de nuestro anfitrion,  sus conocimientos doblados, por la universidad y por la de su familia, agricultores y enologos por tradicion; con gran paciencia y un humor tajante, respondio y desperto, la curiosidad de los iniciados al mundo del vino, sin duda todos se fueron entendiendo que pasa cuando tomas un vino, desde sus colores, sus olores y sus sabores;  con la jerga a un lado, todos se atrevieron a opinar......









 Me gusto que se acordara de cuando nos conocimos, en mi primer proyecto empresarial, con Jose Luis Vicente (cocina) y Veronica Jimenez (sala) en TXEBICO de Logroño, restaurante en el que nos dimos a conocer como promesas de la hosteleria riojana. Por entonces Ruben trabajaba para otra bodega, con unos vinos que estaban deputamadre, hicimos un maridaje con cuatro vinos-platos; no me acuerdo de que componia el menu ( de lo que estoy seguro es que fue decojones, porque nunca fallamos en ninguno de nuestros  maridajes, que empezamos a llamar ARMONIAS), ni los vinos (uno creo que fue "Landaluce", de este vino no me olvido y creo que fue alli donde lo conoci); pero alli fue donde compartimos la pasion por el vino y la gastronomia.






Terminamos la jornada comiendo unos pinchitos, que me imagine que podian ir bien con los vinos, que aun no habia probado; fui a lo seguro, una tosta de queso de cabra con tomate seco y aceite virgen; y una tostadita con romescu, bacalao confitado y germinado de mostaza. este ultimo un poco atrevido por el monton de sabores, pero funciono; lo estaban tomando con el conclave.
Pues esto fue lo que paso, y aqui os lo cuento, hasta luego que esto del reloj es un sin vivir.




No hay comentarios: