sábado, 21 de mayo de 2011

BRETON con fuerza...




A lo dicho; asi paso y asi os lo cuento..... 

Grata sorpresa poder compartir unas horas con Rafa, ya fué una sorpresa el que gustosamente accediera a la invitación y que nos trajera los Top de la bodega.


El día estaba siendo largo de por si, empiezas a realizar tareas y dan las siete de la tarde; la compra de última hora que no falte y para la escuela a ver si se ha completado la lista; enciendo luces, el horno a 180º, pongo música (un poco de jazz) y empiezo a visualizar: las duelas para los pinchos, el agua y los panecillos para la cata, la cazuela al mínimo para que en dos horas estén hiviendo las pelotitas de carne especiada.... Rafa aparcó en la puerta como los VIP, descargamos, oxigenamos los vinos, nos peleamos con el televisor que no mostró la presentación y esperamos a que llegara el grupo tomando un blanco no muy fresco pero con la acidéz suficiente como para dar un trago largo.









Presentaciones, saludos y demás correcciones, empezó la cata con Loriñon crianza, color, olor, vino apetecible, fácil, afrutado y fresco; pasamos al Loriñon reserva capa alta, maderas, contundente (perfecto para el dulzor de una chuleta bien engrasada en la parrilla);






Dominio de Conte, difícil, sabroso, muy complejo y embaucador; por lo que pude entender desde los fogones, es de los primeros vinos de autor que se elaboraron en La Rioja; en ese momento mezclaba en un vasito: escarola, salsa romescu, queso de cabra, pera madura, lechuga, galleta de queso y tomate seco con su aceite especiado, no es por nada pero esta ensalada es para este vino, algo ideal. Algo que paso en la cata y paso desapercibido, para algunos de los asistentes, fue el sonido del vino, escuchandolo podemos saber cosas; me pareció lo máximo, en una cata a ciegas que puedas diferenciar la edad del vino por el sonido que hace el ¿vacio de la copa?. Y al fin lo que estaba esperando, Alba de Bretón, ese vino de sentimiento, espirituoso, que con la compañia ideal se puede transformar en la sustancia mas maravillosa del mundo mundial; le preparé unas albondigas con vino tinto, romero, tomillo y pimienta, que con la salsa de pimientos rojos, vino y pimentón ahumado y su costra de palomitas y trigo frito, hacian las delicias, en un acompañamiento de lujo. Reconozco que fué ¡Emocionante!, gracias Rafa.

No hay comentarios: