domingo, 24 de enero de 2010

HOLA Y ADIOS FITUR 2010







Adiós a FITUR un año más, para mí este año ha sido más corto, ya que en ediciones anteriores representaba a RICAMESA gestionando la parte gastronómica en el stand de La Rioja Turismo. Este año la verdad es que “ni fu ni fa”, Castilla La Mancha tenía un sow-coocking (José Ignacio Herráiz) canelón de ajo arriero (con calabacín); Logroño con la Calle San Juan, dando degustación de pimientos rellenos, bacalao confitado y alcachofas con foie rallado; muy correcto teniendo en cuenta el office (ese rincón entre paredes de pladur, con cables colgando para encender un horno de 1000w. que si hay suerte no salta el diferencial y una tabla sobre unas cajas de vino, para emplatar), del que disponía Pedro para que saliera todo al menos caliente. Muy bien por Logroño.

Vi montones de stands, azafatas, folletos, más folletos y como innovación un stand hecho de palets superpuestos haciendo de estantería-mueble para todos los folletos, asientos de cartón y esos sofás extensibles también de cartón; por cada provincia de la comunidad había una estantería-mueble y me gusto ya que solo había como en el resto, folletos
Algo que me pregunte durante toda la feria, fue porqué la comunidad de La Rioja no estaba representada como las demás (creo) en un mismo espacio, Haro estaba en el pabellón 7, Logroño en el pasillo al 9 y La Rioja en el final del pabellón 9; el porqué se puede imaginar, pero el que quedaría mejor todo en uno;
¿sería imaginar demasiado? Quizás, pero en estas ferias creo que noentienden de política. Y hay que darles show.




















Por ejemplo Sapo Producciones dio una alegoría al Dios del vino; con una representación muy teatral, bien caracterizados y maquillados los actores representado a Dionisos y Baco dioses (romano y griego); un mismo Dios para un mismo vicio, el vino… Me gustó.







Hasta la próxima edición, espero que para entonces se hable más del enoturismo y el turismo gastronómico, que aunque es un valor que en todos los stands había, la documentación gastronómica dejaba que desear… Ya sé que estamos en crisis pero se echó de menos el olorcillo a gastronomía, esa generosidad, esa fiesta que quiere sentir el turista.





No hay comentarios: